Energía Nuclear, una necesidad chilena, que a nadie le interesa.

energia-nuclear

En el país existe un déficit en la generación de energía. Se han barajado diferentes opciones basadas en la energía renovable o nuevas centrales hidroeléctricas. Sin embargo, se ha dejado fuera a la energía nuclear. Éste es el debate pendiente en el que nadie quiere, o sabe como abordarlo.

A Chile no le sobra la energía. No es falta de ganas, sino que un problema que demuestra la dependencia hacia otros países que pueden calificarse de hostiles en términos políticos o económicos, depende como lo quieran ver.

Pese a ese panorama, no se buscan nuevas fuentes energéticas, tales como la energía eólica o la energía nuclear. No se plantea la necesidad de que se realicen estudios de impacto ambiental para validar como opción futura alguna de esas energías. La consideración de todas las opciones no es opción para los “lideres”

Se recurren a los mismos métodos que existen en la actualidad, tales como centrales hidroeléctricas o termoeléctricas. No obstante, ambos tipos de centrales eléctricas poseen un gran impacto en el medio ambiente. Las termoeléctricas contaminan la atmósfera. Las hidroeléctricas cubren vastas extensiones de territorio con agua, afectando al ecosistema. Este último es el problema en la Región de Aysén. Y no se ven otras iniciativas, es mas, ni siquiera el tema esta en las mentes del publico.

La energía nuclear

atomo

Esta energía es definida como la fuerza que emiten los átomos al dividirse o al fusionarse a otros. De esta manera, los reactores nucleares aglutinan reacciones como aquella. Para eso se necesitan elementos radioactivos como el Uranio o el Plutonio.

La fisión completa de 1 gramo de uranio 235 entrega una cantidad de energía tal que, si pudiese ser convertida totalmente en electricidad, mantendría encendidas durante 1 hora a 300000 lámparas de 75 watt cada una. Esta energía proviene de la desaparición de 0,9 miligramos de materia.

La producción de energía eléctrica en una central nuclear se realiza en forma similar a la de las centrales térmicas convencionales, calentando agua y transformándola en vapor.

Algunas de las razones para fomentar el uso de centrales nucleares, son la nula emisión de gases que fomenten el efecto invernadero, como el CO2, o los CFC´s (Cloroflorocarbonos). También la energía nuclear posee desechos bajos en volumen. Esos residuos representan el 1% de los remanentes en los países industrializados que poseen centrales nucleares. Además, es la única energía que considera dentro de sus recursos un ítem para embalaje y cuidado con los residuos.

Mientras tanto, los argumentos en contra refieren a la seguridad del entorno y del medio ambiente. Casos como el de Chernobyl en Ucrania demuestran el riesgo de accidentes en las centrales nucleares. Esos problemas pueden afectar a la población y a los ecosistemas.

En Chernobyl murieron 41 personas y más de 20 Km2 quedaron contaminados de radiación, sin posibilidades de ser habitados o cultivados hasta la actualidad. Además, están los peligros de radiación para quienes trabajan en las plantas de energía nuclear, o la población común próxima a aquel tipo de accidentes radiactivos. Por su parte, los desechos nucleares son dañinos para los seres vivientes en la biosfera. Y esos residuos deben ser dejados en áreas protegidas, y los costes en manutención son tan elevados que el Estado debe encargarse de eso.

La situación en Chile

El tema nuclear es evitado por los principales conglomerados políticos. Una de las conclusiones del Congreso Ideológico de la Democracia Cristiana fue, explícitamente, “el rechazo a la energía nuclear en Chile, en cualquier modo”, tal vez, porque nadie se imagino como poder sacarle provecho al tema, o en términos más vernáculos, no saben como “robar” en un reactor nuclear.

Mientras tanto, el resto de los partidos con representación en el parlamento prefieren evitar el diálogo respecto al tema. Por ejemplo, la Unión Demócrata Independiente y el Partido Radical prefirieron no dar declaraciones. Renovación Nacional, a través de su Secretaria General Lily Pérez, dijo que la energía nuclear:

“todavía no es parte del debate interno del partido, debido a que estamos preocupados de leyes con carácter de urgencia como la General de Educación”. (Que aun están en veremos en el aletargado congreso)

En síntesis, los partidos políticos más relevantes no tienen interés en fomentar el uso de la energía nuclear, ni tampoco en discutir acerca del tema. Ni a favor, ni en contra, el porque, no lo expondré en este momento, ya que mi cuota de procacidad ensuciaría esta pequeña nota.

Los ecologistas están en la postura del rechazo total a las centrales nucleares. Sara Larraín, ex candidata presidencial y activista ecológica parte de Chilesustentable, dice que la vulnerabilidad energética “muestra con claridad los errores y falencias en la política energética de las últimas décadas”. Esa es la posición preponderante en diferentes ONG´s y activistas ecológicos, quienes son más cercanos a ideas que lleven al país al Desarrollo Sustentable, a través de fuentes renovables.

El mundo empresarial no ha evaluado el tema, puesto que la misma desidia de los políticos al respecto no les da bases para involucrarse en tales proyectos. Una fuente de Empresas COPEC que hablo con un periodista conocido mío, sobre este mismo tema, quien prefirió no identificarse, dice que “en el holding el tema no es relevante porque, ¿Qué pasa si hacemos los estudios ambientales y después no hay legalidad? Sería plata botada”.

En el Gobierno la idea es dar a conocer la energía nuclear. Existe la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN), encargada de difundir, investigar y colaborar en la enseñanza acerca de aquel tipo de energía. Rosamel Muñoz, jefe de difusión de la Comisión, dice que “es lamentable la posición de los partidos políticos. Ni siquiera piensan en estudiar la propuesta”.

Otra comisión que está operando es la de Innovación y Desarrollo Tecnológico. Pese a que incluye la búsqueda de nuevas fuentes energéticas, al cierre de esta edición no existían documentos concluyentes acerca de aquellas fuentes renovables. Ni la energía eólica o la solar son consideradas como parte de planes país. Sólo se entregan cifras de esos tipos de energía. Y la energía nuclear ni se menciona.

El llamado entonces es a presionar como opinión publica a generar debate sobre este asunto, no podemos depender de países que nos son hostiles menos en términos energéticos, estamos derrochando el dinero y contaminando el planeta, la opción de la energía nuclear es algo que se debe debatir.


Hasta la próxima

Cariños Carlos

Anuncios

~ por lexnet en noviembre 17, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: